miércoles, junio 20, 2007

Guardias carcelarios y sexo: acoso en EE.UU.


Cinco guardias femeninas de la cárcel de Rikers Island, demandaron a trece superiores y a la ciudad de Nueva York por acoso sexual y trato discriminatorio, según informò el diario hispano local “La Prensa”.

Según las denunciantes, cuatro afroamericanas y una hispana con más de 15 años de experiencia en el Departamento de Prisiones en todos los casos, fueron víctimas de apremios sexuales, contacto fìsico no consentido, burlas, gestos morbosos, traslados y amenazas por parte de sus superiores.

María, la agente correcional de origen hispano, acusó a uno de sus superiores de haberla “arrinconado contra la puerta, restregarle el cuerpo e intentar besarla en la boca”, según la demanda presentada ante la Corte Federal de Brooklyn.

En otra ocasión, cuàndo tuvo que entrevistar a su jefe en su oficina, èste se bajó los pantalones y le pidió una opinión sobre la ropa interior que llevaba puesta contó la agente, casada, con hijos y actualmente a punto de jubilarse por problemas de salud.
“Mi impresión es que en Rikers Island se ha establecido un sistema que funciona basado en favores sexuales”, dijo Susan B. Egan, la abogada que presentó la demanda al referirse a la situaciòn que viven las mujeres en la càrcel de New York.

Según las cinco agentes demandantes, asignadas a una unidad carcelaria con dotaciòn compuesta por 132 hombres y 33 mujeres, los acosos han sido repetidos a pesar que ellas en ningùn caso lo habrìan consentido segùn declararon.

Marìa también acusó a su jefe de haberla trasladado de destino en 2005, como castigo por no ceder a sus provocaciones. Después del traslado, la agente decidió denunciar a su superior ante la Oficina de Igualdad en el Empleo del Departamento de Correccionales, pero la dependencia no hizo lugar al reclamo de la guardiacàrcel.

Según la abogada Egan, las quejas no han sido investigadas debidamente por los supervisores de Rikers Island y no se han buscado testigos. “Más que por incompetencia ha sido por un acto deliberado para encubrir a los oficiales que están cometiendo estos abusos” sostuvo la letrada, quien se declaró indignada por que este tipo de comportamientos siga sucediendo hoy en día.

Según la demanda existen sucesivas quejas de agentes mujeres por el trato abusivo de su superior. Sin embargo, esas denuncias no fueron tomadas en cuenta por la superioridad destaco el autor de la nota, Lorenzo Morales.
La prisiòn de Rikers Island no pasa por un buen momento: ademàs de las denuncias por acoso sexual entre guardias, la semana pasada, un guardia y un capitán de Rikers Island fueron arrestados y acusados de golpear a un interno y de posteriormente desviar la investigación a través de la falsificación de documentos y la presión a testigos.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home