viernes, octubre 20, 2006

Bolivia: tremebunda protesta de presos


Después de un primer día de huelga de hambre el martes, los presos de distintas cárceles del país extremaron sus protestas autoinflingiéndose graves heridas, para ser escuchados en sus demandas de revisión de del cómputo de penas y agilización de las causas judiciales.

Por lo menos cinco reclusos del penal de San Sebastián se cosieron los labios, mientras otros tres se enterraron hasta la altura de la cabeza en la cárcel de El Abra y varios otros se cortaron el tórax, informó el diario “La Opinión” de Bolivia en su sitio web www.laopinion.com.bo

A su vez en el penal de San Sebastián tres internas se crucificaron en el sector de mujeres y en el de varones también hubo crucifixiones, una de ellas cabeza abajo. Se supo además que reclusas de la cárcel de mujeres se metieron en tanques de agua fría la noche del lunes, amaneciendo en estado de shock el martes según señalaron algunas versiones.

Los presos de todos los establecimientos de detención anunciaron que si sus reclamos no son escuchados, en las próximas horas pasarán a infligirse mayores daños físicos como extracción de sangre y cortes más profundos en el cuerpo.

Enviados del gobierno a las cárceles para dialogar ayer con representantes de los reclusos prometieron tratar sus reclamos parlamentariamente en la sesión del día 26, hasta cuando pidieron un “cuatro intermedio” en la escalada de reclamos de los presos.

Sin embargo los detenidos se negaron a la tregua o “cuarto intermedio” como lo denominó el gobierno y volvieron a exigir soluciones inmediatas.

Presos del penal de La Paz se habían enterrado hasta el cuello y en Cochabamba varios reos se cosieron los labios y se crucificaron, según mostraron imágenes de televisión de la capital boliviana.

En La Paz, cinco reos están recostados sobre fosas cavadas en la tierra y sus compañeros advertían que si en las próximas horas sus demandas no son atendidas procederán a enterrarlos, mientras algunos de los voluntarios miraban sonrientes a las cámaras.

Familiares de los reos se sumaron a la movilización de los privados de libertad. En horas de la mañana de este martes, más de un centenar de hijos esposas y madres protagonizaron un mitin de protesta e instalaron carpas de plástico para permanecer frente al principal penal de La Paz, mientras la protesta de sus allegados presos se mantenga.

Los reclamos
Centralmente los presos de toda Bolivia reclaman la revisión de la Ley de Ejecución Penal, la figura de Redención Extraordinaria y modificaciones a la Ley 1008 por parte de la Cámara de Diputados.

Con la presión de las cárceles ya revolucionadas el viceministro de Justicia, Renato Pardo, explicó que el Poder Ejecutivo no tiene jurisdicción en las demandas de los presos por tratarse de cambios en los artículos de una ley que es responsabilidad del Poder Legislativo.

En respuesta a estos dichos los internos amenazaron con escalar en la modalidad de la protesta y anunciaron masivas y estremecedoras crucifixiones y coseduras de labios si no reciben respuestas satisfactorias del gobierno del país.

Exigen, entre otras reivindicaciones, que una ley anterior de conmutación de penas a la mitad de la inicial se aplique incluso a las causas por delitos más graves, como los de asesinato, violación y narcotráfico. También reclaman que se flexibilice la ley antidroga que establece penas y procedimientos más severos que para el caso de otros ilícitos.

Además, demandan que se cumpla el nuevo Código de Procedimiento Penal que agiliza el trámite de las causas, pues alrededor del 77% de ellos se encuentra detenido sin sentencia, según informes oficiales.

El gobierno señaló que se solidariza con la causa de los reos, pero que sus demandas deben ser atendidas en el Congreso y el Poder Judicial. El Legislativo tenía previsto reunirse en breve para analizar el pliego petitorio de los huelguistas.

Los 8 mil internos en huelga de hambre exigen la modificación de la Ley de Ejecución Penal y Supervisión y la inclusión de la figura de Redención Extraordinaria, ya que muchos de ellos fueron sentenciados hasta el 25 de marzo de 2001 con el antiguo Código de Procedimiento Penal, donde se negaba la asistencia de un abogado según explicaron. Asimismo exigen la modificación de la ley 1.008 toda vez que en ningún país vecino la condena supera los 15 años de pena por el delito de narcotráfico.

Finalmente denuncian condiciones infrahumanas de detención preventiva, puesto que los internos que no pueden pagar las fianzas deben compartir una celda con otros 8 o 9 detenidos.

“En vista de la gravedad” de la situación la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA) “hace un llamado al estado de Bolivia con el fin de que extreme todas las medidas a su alcance para garantizar la vida e integridad personal de las personas privadas de la libertad desde el respeto a los derechos humanos y los estándares internacionales en la materia” señaló un comunicado de esta entidad.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home