miércoles, agosto 20, 2008

Oleada de ejecuciones por inyección letal en EE.UU.

Michael Rodríguez, un homosexual que sufrió abusos de niño, participó de una fuga carcelaria de gran repercusión y fue condenado a muerte por el asesinato de un policía, es el próximo reo en la lista de ejecuciones del penal texano de Huntsville, donde recibirá una inyección letal mañana.

Rodríguez, que nació en la ciudad tejana de Béjar hace 45 años, planteó extrañamente una batalla legal de más de un año hasta que logró, en noviembre de 2007, que se lo considerara mentalmente apto para comprender sus acciones y en consecuencia se aceptara su petición de suspender todas las apelaciones a su condena a la pena de muerte.

Esta ejecución integra la oleada de ajusticiamientos que tienen como escenario la cárcel de Huntsville, dudosamente famosa por contar con una concurrida sala de ejecuciones por inyección letal. La inyección se compone de tres sustancias que en primer lugar adormecen al reo, luego paralizan su respiración y finalmente su corazón.

Aquí también fueron ejecutados la semana pasada el mexicano Jose Medellín y el hondureño Heliberto Chi, en ambos casos, y al contrario de Rodríguez, después de haber recurrido sin éxito a todos las apelaciones legales previstas para cambiar una condena de muerte.

Michael Rodríguez es uno de los presos conocidos como “los siete de Texas”, que alcanzaron notoriedad por su fuga de la prisión de máxima seguridad Connally, en el sur de ese estado, en 2000.

Cuando se fugó cumplía una condena a cadena perpetua por haber contratado un sicario para que matara a su esposa Teresa, de 29 años, con la pretensión de cobrar un seguro de 250,000 dólares. En este delito, que acabó con la vida de Theresa, participó también su hermano, Mark Rodríguez, también condenado a cadena perpetua en 1995.

Sin embargo, Michael Rodríguez será ejecutado el jueves por la muerte del agente de policía Aubrey Hawkings, quien se enfrentó a “los siete de Texas” cuando después de la fuga de la cárcel éstos intentaron robar un comercio para hacerse con armas y dinero. Los asaltantes dispararon al policía en la cabeza y, no conformes con esa agresión, se subieron a un vehículo y pasaron por encima del agente. Rodríguez fue recapturado junto a otros integrantes del grupo en 2001.
Desde que en 1976 el Tribunal Supremo de Justicia de Estados Unidos restableció la pena de muerte han ocurrido 1.115 ejecuciones en los 38 estados que aplican ese castigo.
California encabeza la lista de condenados a la espera de ejecución con 669, seguido por Florida con 388, Texas con 370, Pensilvania 227 y Alabama con 201.

Sin embargo, Texas es el estado en el cual se han llevado a cabo más ejecuciones en este último tiempo con 410, seguido por Virginia con 102 y Oklahoma con 87.
Foto: presos trabajando frente a pabellones de la prisión texana de Huntsville.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home