viernes, agosto 17, 2007

Insólito -y caro- Buenos Aires: cárceles de tránsito o tránsito en cárceles


El Ministerio de Seguridad bonaerense anunciará la creación de Centros de Detención Transitoria (CDT), una especie de “Fase Dos” de la detención, poscomisaría y precarcelario, como carísimo paliativo que dispuso la cartera a la crónica falta de plazas de detención en los sistemas de Justicia y Seguridad de la provincia de Buenos Aires.
La propuesta de centros de detención “transitorios” para derivar la población penal que hoy revienta la capacidad de las comisarías del distrito, fue objetada por el jefe del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), Fernando Díaz, quien consideró "innecesarios" los nuevos recintos filocarcelarios.

La discusión y la puja por competencias -porciones de poder- a través de las necesidades de lugar para los presos, ha quedado de esta manera planteada entre las carteras de Seguridad y Justicia bonaerense.

Según la información oficial del Ministerio de Seguridad a cargo de León Arslanián -ex abogado de Víctor Alderete en las causas por manejos del PAMI- los CDT se construirán en las localidades donde sea "imperioso" contar con más policías para prevenir delitos -es decir todos los municipios de la provincia- y alojarán a presos con prisión preventiva. No recibirán acusados por delitos sexuales, mujeres, ni discapacitados. Tampoco a detenidos por contravenciones, ni miembros de fuerzas de seguridad imputados de delitos.
Los nuevos centros, pese a la función específica de “alojamiento y custodia” de detenidos, no dependerán del Servicio Penitenciario bonaerense. Según el proyecto dependerán de la Superintendencia de Custodia de Objetivos Fijos, Personas y Traslados de Detenidos de la Policía, con lo que Arslanián se reserva la jurisdicción sobre los detenidos y las estructuras edilicias de los centros de detención transitoria.

El "reglamento interno" de los recintos mitad comisaría-mitad cárcel los define como "dependencias destinadas al alojamiento y custodia de personas privadas de libertad por orden de autoridad judicial, por el tiempo estrictamente necesario y hasta tanto sea dispuesta su libertad o traslado a una unidad carcelaria u otro destino".

Innecesarios
A juicio del jefe del SERPENBA el proyecto del ministerio "parece innecesario”, ya que “hace tres años había más de 7.500 detenidos -en comisarías- pero con la activación de nuevos establecimientos carcelarios, todavía no todos abiertos, ya se bajó a 2900 " detalló el funcionario. A este ritmo, estimó que "a fin de año va a estar el problema casi solucionado"en el sistema carcelario sostuvo Díaz.

Lo que se cuidó de decir el director del SERPENBA -por cortesía entre funcionarios oficiales costosa para los contribuyentes- es que los CDT serán muy caros para los que pagan impuestos.

En primer término porque toda instalación de detención, aún en régimen blando y “transitorio”, naturalmente debe privilegiar la seguridad: y la seguridad es cara. Sencillamente por los costos no hay más cárceles en la provincia y en el resto del país que terminen con el crónico abarrotamiento carcelario. Saldo: costará más a la gente mantener presos y sería preferible destinar los fondos destinados a construir y acondicionar CDT a mejoras carcelarias -activando celdas para primarios-, más seguras para la gente que es quien las mantiene.

En segundo término porque su condición de centros de detención “transitorios” para el que supuestamente se crean -por eso “Prisiones y Penas” los pone entrecomillas- es una catarata de optimismo arslaniano.

La condición de “transitorio” la disponen únicamente los juzgados no los ministerios y en última instancia el nivel de sobrepoblación penitenciaria es el que decide a los jueces no exigir alojamiento carcelario.

Puede anticiparse antes que empiecen a funcionar que estos CDT que, luego de un par de meses, dejarán de responder a su característica de “transitorios” para las que han sido creados.
El primero
Según una decisión del ministro Arslanian, el primer centro de detención se inauguraría en pocos días en un inmueble de Perito Moreno al 3100, en Los Polvorines.

El mensaje del Ministerio de Seguridad argumentó que las nuevas construcciones permitirán cumplir con la orden de la Corte Suprema de Justicia de la Nación de agosto de 2005, que intimó al gobierno provincial a “desalojar” las comisarías de su población de detenidos.

El ministerio de Arslanián dijo que, además de oxigenar los calabozos de las seccionales, la medida permitirá liberar a los agentes que custodian presos para reforzar los efectivos de seguridad en las calles.

Las "cárceles paralelas", según la denominación ocurrente e ilustrativa de editores periodísticos, se construirán en localidades en las que sea "imperioso contar con más efectivos policiales para tareas específicas de prevención del delito", aunque no se precisó cuál será la medida para definir a un distrito como en situación “imperiosa”.

Según trascendió el plan piloto funcionará en los municipios que así lo requieran, particularmente en aquellos agobiados por la delincuencia y con necesidades de reforzar la presencia policial en las calles.
Foto: diario "Clarín".

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home