lunes, enero 19, 2009

Chile: guardias de cárcel paran durante sus turnos en demanda de más personal

Los gendarmes –guardias de cárcel- chilenos decidieron apelar a la insólita medida de dejar de trabajar durante tramos de sus guardias, para reclamar por incremento de personal y la modernización de la infraestructura penitenciaria del país.

Siete mil gendarmes adoptaron la novedosa modalidad de parar dos horas en sus turnos de guardia, para demandar el reclutamiento de cinco mil agentes más, un reconocimiento por riesgo laboral y cambios en el sistema de ascensos.

El paro de los integrantes de una guardia carcelaria registra pocos antecedentes conocidos, no sólo por lo inédito e inesperado de la medida, sino por el riesgo para la integridad física del propio personal, los detenidos y eventuales terceros como las visitas asocia una limitación de la actividad. La decisión a la que se animaron los guardias , por sí sola, habla de graves dificultades que atraviesa el sistema penitenciario trasandino.

La escasez de agentes en las cárceles chilenas alienta a los presos a “perpetrar agresiones contra el personal, y los anima a provocar disturbios y encarar fugas masivas”, explicó el presidente de la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios (Anfup), Pedro Hernández.

"La situación en las prisiones es agobiante", sostuvo el representante de los agentes y, como ejemplo, citó que en el Centro de Detención Preventiva Santiago Sur hay 55 gendarmes a cargo de 6.500 presos.

Hernández abarcó con sus dichos a todo el escenario carcelario chileno y aseguró que a nivel nacional hay 8.400 gendarmes para custodiar a unos 50 mil detenidos en las cárceles y otros 50 mil condenados que están beneficiados con regimenes abiertos o de libertad restringida, pero que son custodiados por los guardias de prisión.

Como dato ilustrativo, puede señalarse que el Servicio Penitenciario Federal argentino, referente válido entre los sistemas penitenciarios de Centro y Sudamérica, registra una planta de 7 mil agentes activos que en los momentos de mayor población penal –años 2004 y 2005- custodió y trató a unos 10.500 presos. En la actualidad el mismo sistema aloja a menos de 9.300 reclusos.

"Esta situación compromete la seguridad, porque sin suda estamos en peligro de ser sobrepasados" agregó Hérnández sobre el sistema chileno. Seguidamente denunció deficiencias de infraestructura y de equipamiento necesario para resguardar la integridad física y psicológica de los guardias.

Los representantes de los gendarmes revelaron que se reúnen desde hace más de un año con el ministro de Justicia, Carlos Maldonado, para elaborar las normas que atiendan los problemas del sistema carcelario, pero el ministro de Hacienda, Andrés Velasco, ha postergado indefinidamente su presentación ante el Parlamento, aclararon.

Foto: hombres y mujeres gendarmes chilenos formados en la escuela de capacitación.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home